#Debate

Os mostramos otro de los _Plus que llegaron, en este caso vía e-mail de la mano de @rubodewig ¿Y tú qué opinas? Anímate a hacer un comentario.

 

El objetivo de lo que planteo, en realidad, es resumidamente “descentralizar” y “focalizar” los esfuerzos. Cuando tratamos de trabajar a gran escala, sistematizamos, generalizamos y homogeneizamos el trabajo para poder asumir espacios de dimensiones que superan nuestra capacidad natural de asimilar semejantes tamaños…

 

Y cuando el drama es humano y urbano, la generación de una demanda de proyecto de gran escala es ficticia.

 

Hace falta una gestión a gran escala que coordine proyectos de pequeña escala.

 

Del mismo modo que nunca se podría plantear a escala nacional un planeamiento urbano genérico de ciudades de 20.000 habitantes porque tendería a evitar las singularidades y homogeneizaría hasta la abstracción absurda el planeamiento, tampoco podemos pretender que cada rincón de Lorca se pueda solucionar con una propuesta uniforme de un concurso exprés.

 

Es por esto donde reconozco la necesidad de gritar y poner en tela de juicio la salvajada de forzarnos a “vomitar” una solución mágica que resuelva el problema de Lorca. Parece que si algo se puede plantear en la convocatoria de un concurso es porque tiene que existir la manera de hacerlo, y nuestra ética profesional debe hacernos denunciar esta situación para poder hacer reflexionar a la organización de lo injusto y peligroso de creer que un proyecto presentado que responda a la pregunta que es el concurso: ¿Cómo podemos reconstruir Lorca de golpe y de un modo arquitectónicamente aceptable / rentable? tenga alguna respuesta que no sea poner en evidencia que la solución no llegará por este camino.

 

Abstraerse y alejarse en la escala del cajetín de los planos del proyecto de Lorca es equivalente a querer solucionar crisis humanitarias desde el salón de casa. Si uno no se aproxima a cada problema específico y se mancha las manos conociendo en primera persona la situación particular de cada rincón de una ciudad mutilada, el proyecto podrá cumplir con todos los requisitos técnicos planteados, pero su resultado será una inmensa oportunidad perdida que sólo la imaginación y el potencial humano del propio pueblo podrá tratar de combatir.

 

Pongamos las cosas fáciles desde el principio, y facilitemos un plan y no un proyecto, una estrategia y no una solución determinista definitiva, un laboratorio y no un plan especial de urbanismo. Hagamos algo blando, moldeable por el pueblo. Necesitamos una respuesta maleable, capaz de rellenar grietas y cicatrizarlas, completar vacíos urbanos y convertir cada paso en una sala de observación de cuidados intensivos para comprobar el posible rechazo del nuevo órgano recibido por el paciente. Hace falta crear tejidos biocompatibles con el pueblo. No podemos aceptar que sea lo mismo sustituir una mano por un garfio en lugar de una prótesis inteligente, hecha a medida y capaz de recuperar funciones vitales perdidas por una amputación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: